VEDRUNA
VENEZUELA. Encuentro comunidades laicales del centro-país
29/12/2022
Todos los 28 de diciembre las comunidades laicales del centro del País (Cagua Y Bella Vista) nos reunimos para celebrar el día de “Los Inocentes”, con la finalidad de hacer un cierre del año y profundizar sobre algún tema.

Desde el año 2019, no nos habíamos podido encontrar a causa de la pandemia COVID 19 y otras dificultades. Este año todo se nos facilitó, gracias a Dios y a todas las personas que lo hicieron posible. Nuestro corazón quedó lleno de contento y agradecimiento por el encuentro.

Para mí, como hermana de enlace con el LV en el país, que por asuntos familiares puedo participar poco presencialmente, este año me fue posible viajar a Cagua y encontrarme con las comunidades Amigas Vedruna (Cagua) y Madres Vedruna (Bella Vista) junto con su compañera de camino hermana Yasmín Montero.

Sentimos, como siempre, que la asistencia de la Providencia no nos falta. Dios está atento a nuestros deseos y necesidades y así se cumple lo que nos dice Santa Joaquina: “Tengamos grandes deseos y el Señor nos dará lo que más nos convenga”. Un vecino me hizo el traslado a un precio solidario; las laicas se organizaron para reunirse todas en casa de la Coordinadora Nacional, Emilia Sánchez. Y todo se fue dando de la mejor manera.

Iniciamos con una oración de acción de gracias por lo vivido durante el año, donde pudimos verbalizar la experiencia vivida y a la vez pedirle al Señor lo que deseamos para el 2023. Continuamos con un Juego de Memoria que nos permitió recordar los temas vistos en pasados encuentros y lo que estamos trabajando en la actualidad. El objetivo fue entablar un diálogo para ver qué cosas tenemos pendientes para hacer y a la vez descubrir, cuál es el “inocente de hoy”: el tema a reflexionar. El personaje seleccionado fue Nicodemo, cuyo pasaje bíblico hemos estudiado en la profundización de las fichas del Documento Pre Capitular.

Descubrimos que Nicodemo pensaba que con sólo reconocer a Jesús como Maestro ya tenía el camino hecho y llega Jesús, le cambia la perspectiva y le invita a nacer de nuevo. Parafraseando las palabras de Jesús, le anima a dejar de ser maestro y convertirse en su discípulo, a caminar en sinodalidad, donde todos/as somos hijos/as en el Hijo y hermanos/as en el Hermano Mayor, a descubrir que la conversión no es como la de Juan el Bautista, sino que va más allá de arrepentirnos de nuestros pecados y nos llama, desde el lugar en donde estamos cada una, a abrirnos a la Buena Nueva de la fraternidad. Conversamos amplia y profundamente sobre este tema y lo que nos supuso profundizar las fichas de preparación al Capítulo General XXVIII.

Una vez concluida la evaluación y reflexión, pasamos a compartir lo que cada una traíamos, incluyendo rifas y aguinaldos, deleitadas con la escucha de los poemas y versos que, recogiendo las vivencias del rico encuentro, espontáneamente iba componiendo Pola.

Nos despedimos recordando los pasos a seguir y recitando todas juntas la Oración por el Capítulo General XXVIII.
                                Hna. Trina de Jesús Hernández CCV
Compartir