VEDRUNA
VEDRUNAMÉRICA. Julio 2019. Experiencias vividas en el Encuentro Generacional realizado en Vic- España
23/07/2019

"NO, NO TE DETENGAS...   ¡¡Sube a la montaña más alta!!

 

Soy Aparecida, de Brasil, y con gran alegría expreso mi gratitud por la oportunidad de pisar el terreno sagrado de Vic y Barcelona, donde nuestra madre Joaquina donó su vida. Nos encontramos como un grupo generacional que expresa nuestra cultura... Para mí fue renovar mis energías, mis esperanzas y dar un nuevo impulso en el camino hacia la misión. ¿Qué me gustó de la reunión? La presencia de los cuatro continentes, el enfoque como familia Vedruna, la comunicación a pesar de los diferentes idiomas, nuestra alegría de compartir la misión, la realidad de cada país donde son frecuentes las situaciones y darme cuenta de que la misión de cuidado y compromiso, es el amor por el carisma que nos une como hermanas.

 

Los temas se trabajaron con el compromiso de recrear nuestras prácticas de vida para favorecer el encuentro con una misma, con las personas y con Dios...

 

Elaboración de proyectos para potenciar y fortalecer nuestra comunicación y misión como grupo generacional.

¡Por todo, le doy gracias al Señor!

 

Yulian Reyes- Venezuela

El Encuentro con las otras Hermanas de los diferentes continentes, ha sido para mí una experiencia de mucho impacto en todos los niveles. Poder compartir la vida y misión en los grupos de trabajo, pasillos, paseos… me ayudó a ampliar el horizonte congregacional aún más. Los temas formativos que recibí me ayudaron a retomar aspectos de mi vida que tengo que reforzar, reactivar y mejorar. Estoy profundamente agradecida a Dios y a la Congregación, por haber tenido la oportunidad de poder participar en el Encuentro en Vic; al ver a mis Hnas. de diferentes continentes se me movían las entrañas de alegría, y brotaba el deseo de seguir caminando, pues el carisma Vedruna no tiene fronteras y sigue vivo, se sigue recreando, el fuego aún sigue prendido, está en nosotras compartir el tesoro con las personas de nuestro entorno y sobre todo sin perder el horizonte, porque el Buen Jesús me llama cada día a algo más.

 

María do Socorro- Brasil

¿Cómo podré expresarte mi agradecimiento por cuanto haces en mí?

Agradezco al Señor y a nuestra congregación, por la oportunidad, de vivir esos días de gracia. Viví con mucha intensidad, el conocer la tierra dónde nuestra querida hermana Joaquina, dio los pasos significativos, para realizar el querer de Dios, en cada momento de su historia.

Al conocer a mis hermanas, de diversas culturas y realidades, me llenó el corazón de alegría, pues somos una familia grande, que llevamos la belleza de nuestro Carisma, que está muy vivo en nuestras vidas en el compromiso con nuestros hermanos y hermanas, en el servicio de diversas maneras al Reino.

Los momentos de formación, son elementos claves para una mayor integración de mí ser en relación con toda creación. La visita al Manso, para mí fue muy emocionante, todo hablaba de la vida de Joaquina, de su crecimiento espiritual. Al sacar sus largos momentos de oración, su proceso en descubrir el querer de Dios para su vida. Su confianza y valentía para empezar un nuevo estilo de vida, del cual hoy somos herederas de esa entrega total.

¡Doy gracias al Señor y a cada una de mis hermanas!

 

H. Maria Eunice dos Santos- Brasil

Comparto con ustedes lo que significó para mí el encuentro internacional de HH de las generaciones más jóvenes en Vic del 24 de junio a 01 de julio de este año.

Fueron unos días muy revitalizadores, de mucha escucha y compartir de nuestra vida y misión, de manera especial, la misión joven.

Días de encuentro intenso con una misma y con culturas distintas representadas en nuestras hermanas de diferentes continentes.

Resalto los temas: identidad y conexión interior; buscando las fuentes-dejarse encontrar; convivencia, cuidarnos y trabajar en equipo.

Agradezco a los equipos: General y Provincial y Hna. Enlace por proporcionarnos este tiempo tan importante en nuestro caminar.

“Somos pequeñas luces que juntas con otras pequeñas luces iluminamos el camino”. (FVCPA)

 

Camila Ivelisse- Haití

Lo que voy a compartir, es decir las palabras que puedo expresar quedan cortas ante la experiencia vivida.

El 9 de julio al leer el texto de Gén. 32, 23-33 en la oración, me pareció que iluminaba más que la experiencia vivida, el momento que estoy viviendo y que me pareció era el sentir de muchas de las que estuvimos en este encuentro.

Una experiencia vivificante. De encuentro en todo sentido; conmigo misma, con el Dios que me habita, con mis hermanas y hermanos.

Fue confirmarme como parte de un Todo y al mismo tiempo sentirme interconectada. En el grupo había una sensación de tener “un mismo sentir”.

Deseo de búsqueda desde mi ser más profundo, de entrega, de fidelidad al Dios que me habita y que como dice nuestra madre Joaquina, me llama sin cesar.

Ha significado un reavivar el fuego, afianzarme en la opción a los más empobrecidos, valorar estar en las fronteras desde el sentido propio de la palabra “Estar, ser presencia y dar a conocer desde la presencia que me (nos) habita”.

Una invitación a cuidarme y a cuidar, a vivir siendo consciente de mi situación vital y de la necesidad de sanación. Más que novedad fue confirmar, alimentar, recrear. Un reconocer que la invitación es para AHORA, no darle más larga. Quiero vivir desde ese disponer de mí para hacerme disponible, quiero poner los medios y sé que cuento con las herramientas necesarias y por ello estoy dispuesta para emprender el camino.

 

Mariela- Chile

El fuego del carisma “revive el corazón de la comunidad que desea abrazar todas las necesidades de la gente”. Doy gracias a Dios y a la congregación por dar respuesta a esta llamada que nos convoca el documento FVCPA.

Soy una convencida que en mi caminar de consagrada Vedruna hay un antes y un después desde todo lo allí vivido compartido y sobre todo con los desafíos que entran en mis manos, cómo comunicar y sobre todo hacer vida lo recibido. Tan sólo puedo decir que el buen Jesús nos anima a vivir como Joaquina, sólo en Él pongo mi confianza.

La experiencia de talleres recibida de los diferentes ponentes fueron un gran aporte para reconocerme habitada por Dios, a salir para seguir acompañando a tantos que necesitan de mi entrega y fidelidad, a seguir fortaleciendo mi camino desde el encuentro profundo en la oración.

Todas las llamadas me movilizan a salir al encuentro de la vida, a seguir creciendo personal y espiritualmente, animada y muy acompañada en comunidad, y también junto a otros y otras ..., con la plena confianza y seguridad de que otro mundo es posible.

Una vez más agradezco esta posibilidad de encuentro con mis hermanas de tantos lugares reunidas allí. Tanta riqueza compartida y recibida en los diferentes momentos de trabajo y sobre todo el gran regalo de volver a sentir y visitar la casa madre y poder orar ante Joaquina de Vedruna... También el cariño y preocupación de las diferentes comunidades de hermanas a quienes tuve la posibilidad de visitar y de compartir buenos momentos.

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies