VEDRUNA
REPÚBLICA DOMINICANA. Visita del Equipo General
05/07/2019

Del 1 al 10 de junio las hermanas de Dominicana con alegría recibimos la visita de las hermanas Mª Inés García y Adelaida Moreno del Equipo General acompañadas por la hermana Mª Teresa Cuervo, Provincial de VedruAmérica. Esta visita canónica fue preparada con esmero por las comunidades del país, siguiendo la sugerencia enviada desde el EG para la ocasión, y significó para nosotras un soplo de la Ruah Santa que vino a animar  nuestro caminar.

 

Su  paso por las comunidades:

La primera parada se hizo en la comunidad de Sabaneta, La Vega, que es el lugar más reciente donde se ubican las Vedrunas del país. Para la gente de esta comunidad significaba todo un acontecimiento la presencia de las hermanas en esta zona, así que de alguna forma todos se involucraron en su acogida, algunas personas trayendo frutas, quesos o dulces, otras, tomando unos minutos de su tiempo para acercarse a la casa a saludarlas, hubo quien puso su vehículo a disposición para movilizarlas, algunos llamaban para ver cómo iba la visita y si necesitábamos algo, en fin, que la presencia de las hermanas no era sólo asunto de la comunidad Vedruna local. También hicimos hueco para un paseo nocturno por la ciudad, para el encuentro con el naciente grupo de amigos y amigas Vedruna de La Vega, acercarlos a la misión que realizan las Vedrunas en el mundo y dejarlos maravillados, según expresaban, con tanta entrega a favor de los más empobrecidos.

 

La segunda parada fue en la comunidad de Villa Mella donde se encontraron con las amigas Vedruna, que les recibieron con sus tradicionales panderos y salves, su sonrisa abierta y su sencillez junto a la  facilidad de reflexión, de captar lo profundo del carisma Vedruna que sin dudas lo llevan muy adentro. Junto a nuestras visitantes hicieron un recorrido por la presencia Vedruna en los Continentes. De esta manera se acercaron más a las hermanas y a los lugares donde estamos presentes. Sintieron a la  Congregación más cerca y aumentó su alegría por ser parte de ella. Se dedicó tiempo para ver y dialogar sobre el Centro Vedruna de Capacitación Técnica, la Biblioteca, el Centro de Salud, para contar sobre las actividades que se realizan en nuestra casa, tiempo de calidad para escuchar a  las hermanas de la comunidad hablar sobre lo que viven y sueñan.

 

En la tercera parada les recibe el barrio popular de Los Guandules, lleno de niños que juegan en las estrechas calles, el ruido y la música, la comunidad cristiana comprometida y trabajadora, el grupo de jóvenes, los amigos y amigas Vedruna, y el amor a Joaquina y a su obra. Esta comunidad está encargada de la Escuela Vedruna que está ubicada al otro lado de la ciudad, en el barrio Las Palmas donde también les esperaban. Al llegar los niños y niñas rodearon a Mª Inés atraídos por su acento y la medalla que llevaba en su pecho. ¡Usted también es Vedruna! comentaban como pretexto para acercarse a ella y hacerla hablar. Con las maestras Mª Inés propuso un diálogo sobre la educación en estos tiempos y el compromiso que conlleva el ser educadora. Las docentes sintonizaron con el tema y participaron de forma espontánea contando su experiencia en la escuela Vedruna.

 

El encuentro con todas las hermanas lo empezamos el sábado 8 con un paseo comunitario a la playa para seguir compartiendo en otro espacio y agradecer a Dios la frescura del encuentro en medio del verano. Fue un paseo corto, pero bien aprovechado, sobre todo por las que disfrutaron el mar hasta el final. En la tarde de ese día, ya en nuestra casa de Villa Mella, iniciamos nuestra reunión de país partiendo de lo vivido en las comunidades, profundizamos en algunos temas, dialogamos sobre MJV, jóvenes inquietas, qué bueno, ¡quiere decir que algo se mueve! Presentamos a nuestras hermanas visitantes el proyecto de país, hubo espacio para preguntas y aclaraciones.

 

El domingo 9 era la fiesta del Espíritu Santo, iniciamos con una emotiva Eucaristía en la parroquia San Felipe Apóstol y a media mañana proseguimos nuestro encuentro. Nos pusimos al día en la agenda y temas prioritarios del EG y terminamos dando gracias a Dios porque sigue actuando por medio de su Espíritu en nuestra Congregación donde podemos experimentar el fuego y el calor.

 

Fueron días intensos pero distensionados, vividos en ambiente de familia, con seriedad en los tiempos y los temas de conversación tanto en los momentos formales como en los de gratuidad. ¡Sí!, con todo esto, en cada comunidad hubo tiempo para los diálogos personales y comunitarios, para la oración profunda, para presentar nuestros proyectos comunitarios y hablar de nuestras inquietudes en relación a la realidad que vivimos.

 

El día 10 se lo reservamos a las hermanas para volver a hacer sus maletas a entrega de encargos y paqueticos que no ocuparan mucho. Ah! En la tarde la comunidad de Villa Mella, como buena anfitriona le ofreció un recorrido por lugares históricos y un paseíto por la ciudad que se prolongó hasta la noche. Termina la visita y sentimos que nuestros  lazos de familias quedaron más fuertes.

Hna. Marisol Sánchez Páez

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies