VEDRUNA
PVE. Encuentro formación del Voluntariado Vedruna Internacional
18/03/2020
 
  El fin de semana del 6 al 8 de marzo nos hemos reunido en Vic 16 personas de diferentes puntos de España para recibir la formación del Voluntariado Internacional que ofrece la Fundación Vic.

La aventura no podía comenzar en otro lugar que no fuera el Manso y es que para la familia Vedruna este es el km 0, lugar donde Joaquina comenzó este gran proyecto que seguro no imaginó que llegaría tan lejos cuando decía "abrazad las necesidades de todos los pueblos".

Esta es mi segunda vez y lo vivo con el mismo entusiasmo y muy emocionada.
Todos de algún modo ya teníamos varias cosas en común, algo nos une a la familia Vedruna y sentimos unas profundas ganas de aprender de lo que la vida nos ofrece.
 
Si en algo hemos coincidido es que es difícil cambiar el mundo pero no imposible, la transformación empieza en uno mismo. El voluntariado Vedruna es especial por muchos motivos pero el que me enamoró fue que es un voluntariado de estar, de formar parte del aquí y ahora, de vivir el momento, sin grandes pretensiones, cambiando la mirada y abriendo el corazón. Suena sencillo, pero que difícil es aprender a estar, cuando venimos de un mundo que sólo hace y se mueve por inercia.
 
Ha sido un fin de semana intenso, lleno de emociones, compartiendo momentos de reflexión, ilusión, risas... A pesar de los km, nos hemos sentido en familia, una familia que se extiende en 4 continentes. Y que sigue creciendo cada año.

Es gracioso pensar que el viernes por la tarde la mayoría ni siquiera nos conocíamos. Entrábamos por la puerta con un millón de dudas, con nuestros temores y nuestra ignorancia, eufóricos. Y volvemos a nuestras casas tranquilos, con fuerza y con unas ganas increíbles de emprender nuestros viajes.
Claudia Coca (Valladolid)
 
Soy uno de los participantes, 65 años, jubilado, psicólogo y pedagogo, y me gustaría resaltar que el único no relacionado ni directa ni indirectamente con la Familia Vedruna. Yo el más mayor de los participantes, he llegado al Proyecto por medio de las nuevas tecnologías, Contradictorio, ¿verdad?.
Es innegable decir que todos, este fin de semana, hemos sentido ese cariño hacia nosotros, y hacia la misión a desarrollar, lo que a cualquier edad, pero especialmente cuando ya se tienen unos cuantos años, se agradece.
Un fin de semana es poco tiempo para medir ciertas cosas, o al menos lo es para mí, pero confío confirmar mis primeras impresiones durante mi estancia en Togo.
Carles Forés (Valencia)
Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies