VEDRUNA
PVE. Encuentro "Acompañantes en el camino " (Ruaj)
06/06/2018

El día 2 de junio nos reunimos el foro de “Acompañantes en el camino” (RUAJ) para nuestro último encuentro del curso. Era la primera vez que nos encontrábamos sin Marisa Moresco y quisimos comenzar celebrando la Eucaristía. Llegábamos de muchos lugares con mucho deseo de vivir juntos/as una experiencia de Encuentro, de Revelación, de Familia, de Envío. Desde su muerte habíamos iniciado una itinerancia a la que nos movía el agradecimiento por la vida de Marisa y que nos había llevado, presencial y unidos en la distancia, a Sevilla, Madrid, Salamanca, Valladolid, Málaga, lugares especialmente significativos vinculados a la vida en misión de Marisa.


A poco más de un mes de su muerte, deseábamos profundamente encontrarnos todos juntos, hacer MEMORIA y seguir tejiendo relato de Vida, como lo hicieron María de Magdala, Salomé, María la de Santiago… en la tumba de Jesús. Como ellas hicieron, también nosotros queríamos recordar juntos/as palabras, gestos, complicidades, risas, llantos, búsquedas, abrazos… vividos con Marisa. Y alrededor de la Mesa de la Eucaristía, sintiéndonos familia en torno a Cristo resucitado, comenzamos a contarnos a través de las historias compartidas con Marisa, las semillas del Reino que reconocíamos.


Y así después de escuchar las lecturas, fuimos recordando sus “frutos santos”, esos que la hacen inconfundible, como lo son los hombres y las mujeres de Dios. Y empezamos a trenzar nuestros relatos llenos de vida agradecida, de luz, de Vida resucitada: “me acuerdo cuando…”, “así era Marisa…” “yo la conocí…”. Su persona se iba abriendo paso, cada vez con más fuerza, como Testigo arraigada en el Amor de Dios, dejándose acompañar siempre por la Ruaj santa, y a quien acreditan las obras. Testigo de una vida entregada por amor, que también atravesó el dolor y la cruz. Testigo de un modo de ser en relación que incluye, que acoge, que empodera, de reconocimiento de cada persona. Testigo de la creatividad, la bondad y libertad que da el dejarse conformar por Cristo. Testigo de mujer que escucha sin cansarse y confía, que acompaña con ternura y lucidez, alentando los brotes de Vida en cada persona… Testigo de mujer honrada que se ofrece con todo lo que tiene y es y teje vida compartida. Testigo de que en la Mesa del Reino los últimos tienen un lugar preferencial.


Al ir rememorando su vida, su amor apasionado por Cristo, hecho carne en su entrega por amor día a día, ungió de perfume nuestra casa, la familia del acompañamiento… ungiéndole a Él en cada uno, en cada una, en todos nosotros, y en quienes se nos han confiado en el camino de la vida.


A medida que cada uno/a iba contando, el silencio se iba haciendo Palabra, el corazón se aquietaba, se agrandaban los vínculos de familia, y la fe esperanzada, la confianza y el amor crecían. Terminamos el encuentro valorando lo vivido en el año y proyectando el caminar del foro de Acompañantes en el camino para el curso próximo. La alegría profunda se fue entrelazando con reflexiones, propuestas y compromisos. Al final del día, nos sentimos regalados y confirmados en la pasión de “acoger la Vida, acompañando la vida”.


La Ruaj santa y Marisa con él, nos fortalecieron con el aliento de su Presencia. Se palpaba la presencia de Marisa, animando y regalándonos vida y esperanza. Vivimos un día intenso, consolador en la memoria agradecida y esperanzador en el envío. Se nos regaló vivir una profunda experiencia de fe, de hermandad y de misión. ¡Gracias Marisa! ¡Seguimos…!

 

Elisa Estévez

 

[El foro “Acompañantes en el camino” es una de las actividades permanentes del Equipo Ruaj. Su finalidad es contrastar su hacer como acompañantes y alimentar la formación permanente. Los participantes son mujeres y hombres de diversas procedencias y viviendo distintas vocaciones].

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies