VEDRUNA
PVE.- Notas Necrológicas Laicas vedruna
25/05/2020

El día 12 de abril de 2020, María Falcón Castro, laica de la comunidad de Sevilla, fue llamada por el Padre a una nueva vida, precisamente el domingo de Resurrección. Se fue cuando ya había hecho todo lo que tenía que hacer, ya cumplió su misión en esta vida y nunca perdió la fe.

 

Como esposa y madre veo un cierto paralelismo con nuestra Madre Joaquina. Las madres siempre están ahí, son presencia de cariño, de entrega, dan vida, acompañan, y guardan en su corazón el dolor y la soledad.

 

Son alivio, bálsamo y calor, cercanía y consuelo. Como creo que esto lo viven, no sólo las madres biológicas, también las madres y hermanas religiosas, tenemos la certeza de que Cristo es la única razón de resucitar la esperanza para cambiar el sentido de la vida, aumentar el gozo de vivir, fortalecer la lucha contra la desesperación y el dolor, porque si Él ha resucitado, también nosotros resucitaremos.

 

María falleció en un momento de grandes dificultades por la pandemia por lo que sus seres más queridos estuvieron días sin saber dónde ni cuando iban a darle sepultura.

 

María, siempre estarás en nuestro corazón

 

Antonio Gallego

Comunidad de Sevilla

 ..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

El domingo 10 de mayo, V domingo de Pascua, nuestra querida hermana Rosa Valle, laica Vedruna, pasaba a vivir para siempre la Pascua de la Vida. A sus 94 años, recién cumplidos, acogía el abrazo eterno de Dios Padre-Madre, con la misma paz y entereza con la que vivió.

Rosa, de raíces extremeñas y corazón catalán, fue el ejemplo de mujer fuerte, humilde y diligente que decía Joaquina, en todas las facetas de su vida: hija, esposa, madre de cinco hijos, viuda, abuela…Muchas similitudes, hasta vio morir un hijo en accidente. Entregada a su familia, al laicado, a su parroquia en San Feliú de Guíxols y a la Familia Vedruna, supo integrar con sencillez y profundidad su fe y su vida. Mujer sencilla pero de corazón grande que te envolvía con su ánimo y su entrega en todo lo que hacía. Vivió con amor y con pasión por todo y por todos.

Siempre me impresionó su talante sereno y alegre, su eterna sonrisa, su amor por el carisma, su jovialidad a pesar de su edad, su energía.

 

Gracias, Rosa, por esa vida entregada a Dios y a los hermanos con ese talante tan Vedruna. Sin duda, has dejado un vacío en el corazón de tu familia pero también en el de tu Familia Vedruna, los que te conocimos nunca te olvidaremos, siempre continuarás presente en nuestro recuerdo y nuestro corazón.

 

Te pedimos que desde ese regazo del Padre, donde ya hoy descansas, y seguro que paseando con Joaquina del brazo, sigas velando por tus dos familias, la de sangre y la Carismática, a las que tanto amaste.

 

Hasta siempre Rosa, te queremos, te hiciste querer. Un abrazo eterno.

 

                                                                  Concha García Lázaro

                                                                  Laica Vedruna

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies