VEDRUNA
PERÚ- LIMA. Seguimos en camino
16/05/2018

Estamos ya en el 3er día de encuentro de HH de enlace de VedrunAmérica y juntas vamos haciendo camino, camino conjunto, camino de vida.

 

El día de ayer fue muy rico y lo dedicamos a compartir, desde nuestras vivencias personales las realidades del país y de la Congregación en cada lugar. Como continente vivimos una realidad que atraviesa la vida de norte a sur, y aunque somos distintos, tenemos grandes coincidencias, unas positivas y otras negativas. Entre los elementos comunes destacamos: la situación política con destituciones y confrontaciones entre los partidos y partidarios; pueblos con  esperanza; la corrupción;  el miedo como medio para reprimir y silenciar al pueblo; la violencia hacia la  mujer; la trata de personas; la situación económica y la desigualdad existente en lo económico en los países; la crisis política, económica y eclesial; la constante desesperanza en los jóvenes; el deterioro de la calidad de vida y el  atropello de los derechos humanos; el desencanto  existente - entre la gente - de la política y de los políticos; la emigración de los profesionales cualificados; el incremento de los movimientos sociales en defensa de los derechos humanos; el rol de los MCS que influyen en la percepción de  la gente sobre  lo que está aconteciendo; una iglesia entre luces y sombras; la convivencia diaria de dos  iglesias: una conservadora y otra profética.

 

Respecto a la realidad congregacional destacamos que a pesar de la fragilidad de los grupos de hermanas se descubre un deseo profundo de gastarnos en la misión, las comunidades comparten la vida de los pueblos con sus dolores y alegrías y la creatividad en dar respuestas para no dejar los lugares de “frontera”.

 

Hoy martes nos adentramos en la ecología integral y en cómo ejercer el liderazgo desde la comunión con el cosmos. Nos acompañó la teóloga Hna. Birgit Weiler, de la Congregación de Hermanas Misioneras Médicas, alemana de nacimiento, peruana de corazón y de vida. Mujer sencilla, realista, que comparte la vida con comunidades indígenas y jóvenes universitarios.

 

De manera creativa nos introdujo en el tema a través de una lectura individual del artículo de la revista Intercambio “Ecología integral: llamado apremiante a una –valiente revolución cultural-” En grupos pudimos compartir, desde nuestros sentimientos, palabras claves, afirmaciones/convicciones y cuestionamientos.

 

En este compartir nos cuestionamos ¿qué vamos a dejar como herencia a las próximas generaciones?, ¿cómo usamos el poder de intervenir en la naturaleza?, ¿cómo impulsar una manera nueva de pensar y vivir?, ¿cómo impulsar, contagiar, dinamizar esta conciencia integral en nuestros grupos y comunidades, con quienes compartimos la vida y misión?, ¿cómo conjugar el avance tecnológico con el amor, respeto y cuidado de la naturaleza?, ¿cómo hacer que esta mirada forme parte de  nuestras entrañas?, ¿cuáles son las raíces éticas y espirituales de esta crisis ecológica global?, ¿cómo aprender, escuchar, acoger la sabiduría ancestral?, ¿cómo pasar de la concepción teórica a la vivencia existencial?, ¿cómo vivir la solidaridad global?, ¿hasta qué punto somos conscientes del ejercicio de nuestra ciudadanía ecológica?.

 

La puesta en común fue desde un hondo compartir y un diálogo enriquecedor que nos ayudó a clarificar esta mirada y a comprometernos a aportar nuestro “granito de arena” a la conservación y respeto de la obra creadora de Dios.

 

Finalizamos el día compartiendo nuestras experiencias personales de cómo hemos vivido el liderazgo y la autoridad en los contextos familiar y escolar.

 

Ayudadas por los símbolos de un corazón ardiendo y unas brasas, cerramos la jornada con una acción de gracias.
Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies