VEDRUNA
Madrinas de oración
31/03/2021
Madrinas de oración para los sanitarios en tiempos de pandemia

Una médico amiga comentó: me han buscado una madrina, una monja de clausura que reza por mí. Se nos encendió una luz, el efecto dominó de las cosas buenas. En estos momentos somos 41 madrinas y 62 ahijadas y ahijados.

Todo comenzó cuando en tiempos de pandemia todas las comunidades reforzábamos la oración de petición para sostener a las personas que nos cuidaban o que estaban cuidando de la vida en peligro. Surgía de modo natural y de modo natural íbamos nombrando a personas concretas que llevábamos en el corazón o que directamente nos lo pedían.

Una médico amiga comentó: me han buscado una madrina, una monja de clausura que reza por mí. Se nos encendió una luz, el efecto dominó de las cosas buenas, el efecto contagioso del deseo de hacer el bien, el impacto que tiene visibilizar buenas ideas o buenas noticias. ¿Podemos hacer nosotras lo mismo?

Empezamos a hacer una lista de los sanitarios más allegados ( familiares, amigos, hermanas cuidadoras, los propios médicos o enfermeros que nos atendían a nosotras…) y, a su vez, de madrinas en las comunidades de Los Polígonos, La Palma, Sagrada Familia, Sta. Joaquina de Vedruna-Nervión, Vícar y LV.
El procedimiento era el siguiente adjudicábamos un sanitario o dos por madrina. La misión de la madrina es rezar por esa persona, con su nombre, apellido, sabiendo dónde desempeña su labor. A su vez, a los sanitarios les hemos ido comunicando: tienes una madrina que se llama … en tal comunidad, que reza por ti cada día.

Nuestra sorpresa ha sido que han ido aumentando, a veces por petición de las hermanas, otras por los propios sanitarios que al saberlo nos demandaban más madrinas para sus compañeros o familiares.

Íbamos pidiendo madrinas abarcando más comunidades y personas en ellas, que nos decían si se necesita yo busco más madrinas. Y así ha ido siendo.
En estos momentos somos 41 madrinas y 62 ahijados/as. Los amadrinados nos han mostrado su agradecimiento y emoción cuando han sabido de esta iniciativa.

Estas son palabras de una ahijada: “siento de forma más explícita que el Señor me sostiene, cuando las fuerzas o el ánimo se agotan para poder seguir cuidando y sintiendo que estoy en misión, conectados unos con otros a través de la oración".
Estas son palabras de una madrina: “es una suerte y una bendición ya que me va haciendo más misericordiosa. Humaniza mi oración y me siento dichosa sabiendo que ellos serán fortalecidos. Ya siento por el ahijado que se me encomendó un gran afecto".

Con este proyecto comprobamos que los hilos de la vida y de la fe nos sostienen, que está en nuestras manos tejerlos, aun cuando la edad, la salud o el contexto nos impidan movernos o salir de casa. “En actitud de salida, para dirigirnos hacia las periferias existenciales, hacia los lugares escondidos del alma donde cada persona experimenta la alegría o el sufrimiento de la vida. En salida, para buscar activamente. Como busca la mujer del Cantar que, decidida desde la fuerza del amor, realiza gestos y acciones concretas” (FVCPA 13).

Inmaculada Miró ccv
Compartir