VEDRUNA
HAITÍ. Primeras impresiones: una realidad que nos desborda
06/07/2019

Esperábamos ser recibidos con agrado, pero desde el primer momento de llegar a esta casa en Haití hemos sido acogidos con los brazos muy abiertos por estas hermanas que trabajan y se entregan tanto a esta comunidad.

 

Aunque nos habían explicado lo que nos encontraríamos, las expectativas planteadas anteriormente no se pueden comparar con lo que nos hemos encontrado en la realidad, ¡nos superaron! La sensación de desolación y abandono en las calles te hace preguntar cómo es posible la vida en este lugar, tan árido, tan diferente.  A pesar de todas las dificultades que conocemos que existen en este país, la gente vive y lo hace con gran intensidad. Los haitianos viven más el presente, el día a día y sobreviven a las dificultades que se encuentran en el camino.

 

La labor de las hermanas que viven aquí no abarca solamente, la fe y la escolarización, sino que también se muestran disponibles a cualquier necesidad de sus vecinos y vecinas, ya sea: mejorando el acceso a la sanidad, mejorando la calidad de vida de la gente de su alrededor, escuchando los problemas que tienen e intentando buscar soluciones para mejorar la vida en la comunidad.

 

Al participar en la labor que hacen durante todo el día eres más conscientes de que el legado de Joaquina sigue más vivo que nunca, y cobra más sentido la frase que ella nos dejó: “quiero abrazar las necesidades de todos los pueblos”

     

Nos sentimos de nuevo parte de esta gran familia Vedruna y aunque solo estamos nosotros 3 acá podemos sentiros junto a nosotros.

Triana, Flori y Blai, voluntarios en Haití

 

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies