VEDRUNA
Europa. PJV. Encuentro de jóvenes Vedruna
10/11/2017

La verdad es que cuando se me pidió si podía hacer una pequeña reseña del encuentro, lo primero que pensé es en ¡qué fácil puede ser contar lo bien que estuvimos!, pero a la vez, en la ardua tarea que tenía por delante para resumir en un breve espacio todo lo vivido en esos casi dos días de encuentro.

Antes de empezar era inimaginable las experiencias que íbamos a vivir, las nuevas personas que íbamos a conocer de diferentes lugares de España (Grupo Joven de Badajoz, Valladolid, diversos lugares de Madrid…), y el compañerismo e ilusión con el que íbamos a afrontar el encuentro.

El viernes por la tarde-noche fue tiempo de llegadas, bienvenidas y acogida con gran ilusión. Que las transformamos en motivación para afrontar el encuentro con la intención de “volar a la montaña más alta”, ayudándonos de esto, en la primera dinámica, pudimos parar un poco del estrés del día a día y replantearnos “la mochila que nos acompaña en nuestro viaje”.

El sábado fue un día intenso y cargado de emociones. Por la mañana, tras conocer un poco lo que nos decía Moisés y reflexionar sobre ello, partimos hacia el centro de Madrid donde nos adentramos en un gran gymkana, con la que pudimos hacer turismo, además de ver esta gran ciudad desde otro punto de vista. Nos pudimos posicionar más en las pequeñas cosas y fijarnos en el sentido de cada objeto, situación o acción hecha en las diversas “pruebas” que fuimos realizando por el camino. Acabamos la gymkana “ascendiendo a NUESTRA montaña más alta” que en este caso fue el Templo de Debod, un sitio inigualable, en el que pudimos compartir y visualizar la belleza de esa cima alcanzada.

El sábado por la tarde tuvimos una actividad muy bonita y elaborada, en la que pudimos analizarnos a nosotros mismos, en soledad y tranquilidad, hasta acabar compartiendo en un grupo numeroso, creo que esta experiencia nos hizo mucho bien para preparar nuestro corazón para el encuentro con Ain Karem (que celebraban sus 15 años desde el lanzamiento del primer disco), y, que como siempre, fue un encuentro entrañable que nos hizo vibrar, acercándonos a ÉL, abriéndonos el corazón de una de las formas más bonitas posible, la música, y facilitándonos “ese encuentro” tan ansiado y necesitado por los jóvenes en la actualidad.

El domingo era día de despedidas, pero no sin antes aprovechar bien la mañana que nos quedaba. Tuvimos la suerte de que nos acompañasen tres grandes mujeres, que pertenecen a Ain Karem, regalándonos su testimonio de Fe, con los cuales, pudimos disfrutar y dejar aflorar nuestros propios sentimientos, mostrándonos muy agradecidos por ese compartir tan hondo y sincero como el que nos dieron. También, nos hablaron un poquito del origen y como se formó Ain Karem, transmitiéndonos todo esto siempre rodeadas de la música y su sentido. La verdad, es que fue una experiencia que caló mucho en los corazones y que nos hizo pensar a nosotros mismos que testimonio podemos dar, y, aprender a cómo podemos identificar nuestra vida a través de la música.

Finalmente, sí que nos tocó ese momento de despedidas y de envío, con la pena de separarnos, pero con la fuerza de decirnos los unos a los otros que no nos detengamos, que nos apoyemos, para poder VOLAR A ESA MONTAÑA MÁS ALTA a la que tanto ansiamos poder encumbrar.

 

Rita Aragón López

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies