VEDRUNA
Diez años de los Círculos de Silencio en Madrid
31/12/2020
Este 1 de enero se cumple el décimo aniversario de la llegada de los Círculos de Silencio a Madrid. Como cada primer viernes de mes, la cita es a las 20:30, en la Puerta del Sol. “Ahí seguiremos, luchando por los derechos de nuestras vecinas y vecinos migrantes, sin resignarnos a que, de repente, un día desaparezcan, porque les han detenido por la calle y se los han llevado a no se sabe muy bien dónde”, dice una de las organizadoras, Beatriz Pertejo.
Pocas formas de activismo ciudadano consiguen poner de acuerdo a gente tan diversa como los Círculos del Silencio, una iniciativa en defensa de los derechos de las personas migrantes sin papeles puesta en marcha por los franciscanos de Toulouse (Francia) que en enero de 2011, hace ahora diez años, llegó a Madrid.

“Hay gente joven y gente no tan joven, creyentes y no creyentes, muchos grupos de parroquia –es impresionante cómo consiguen movilizar a tanta gente– y otros que militan en colectivos más reivindicativos…”, resume Beatriz Pertejo, una de las organizadoras de los Círculos en Madrid.
El impulso inicial, como en otras ciudades, procedió de la Plataforma A Desalambrar, conocida por sus acciones en demanda del cierre del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche. De ahí los Círculos de Silencio se han ido extendiendo por toda la geografía española, convergiendo con otras iniciativas impulsadas por diferentes colectivos. En Madrid, en Tánger, en Ceuta, en Puerto de Sagunto, Valladolid, Salamanca Bilbao o Puerto Real, cuentan en su organización con una destacada presencia Vedruna.

Cambian matices, pero el patrón es el mismo: cada primer viernes de mes, un grupo de personas se reúne en el centro de la ciudad, formando un círculo, recordando la continua vulneración de derechos que sufren en Europa las personas migrantes. Durante una hora todos permanecen de pie y en silencio, mientras algunos organizadores informan a los viandantes del sentido de la iniciativa y responden a sus preguntas.

Desde hace diez años, la cita en Madrid es cada primer viernes de mes, a las 20:30, en la Puerta del Sol, colindando con la calle Arenal. La próxima, el 1 de enero, servirá para conmemorar este aniversario, aun reconociendo que “las cosas han cambiado muy poquito o nada”, y que “la cosa sigue muy mal”, añade Pertejo. “Pero no vamos a desanimarnos, continuaremos poniendo nuestro granito de arena. Esa es ahora una prioridad en nuestras vidas. Sin siglas, sin tener siquiera un CIF propio, ahí seguimos y seguiremos, de un modo muy simple pero honesto, luchando por los derechos de nuestras vecinas y vecinos migrantes, sin resignarnos a que, de repente, un día desaparezcan, porque les han detenido por la calle y se los han llevado a no se sabe muy bien dónde.
Nuestra protesta pacífica no es una moda pasajera”.
 (de una entrevista a Beatriz Pertejo en vedruna.eu)

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies