VEDRUNA
CHILE-MELIPILLA. Eucaristía de acción de gracias a Santa Joaquina
02/06/2019

El día de ayer en el que se celebraba la visitación de la Virgen a Isabel, las exalumnas del colegio, nos reunimos para celebrar la eucaristía, de acción de gracias a Santa Joaquina de Vedruna, por el 22 de mayo, teniendo presente que ella como María llevó al Señor a distintos lugares de Cataluña, su tierra natal, como devota, hija, hermana, esposa, viuda y luego como religiosa, su carisma dejó un legado en la congregación que fundó, a través del cual, sus hijas, han continuado en distintos rincones del mundo, con una férrea fe y vocación siempre atentas al querer de Dios y las necesidades de los hermanos principalmente los más vulnerables.

 

Ésta celebración ha sido una invitación a reflexionar por todos los regalos presentes en nuestra vida. La vida, la familia que nos formó en la fe, las múltiples experiencias de aprendizaje, que nos han permitido recorrer la vida, dejando su huella y que nos convertido en las exalumnas que somos hoy.

 

Agradecer las permanentes oportunidades que nos siguen brindando las hermanas de la pequeña comunidad de nuestra ciudad de Melipilla, de seguir creciendo en la espiritualidad.

 

Los símbolos presentes en esta Eucaristía:

El cirio, símbolo de la fe que desde niñas recibimos de nuestras familias y que se fortaleció en nuestro colegio. Invitándonos a ser luz del mundo.

 

La imagen de Santa Joaquina por ser la inspiradora de nuestra formación y que sin duda ha cuidado de nosotras, invitándonos a vivir su lema "Teniendo a Jesús todo sobra".

 

Los recuerdos de su imagen, que nos invitan a despojarnos como Jesús, de los prejuicios, de nuestras heridas, de nuestros miedos, soledades y pequeñeces para renacer en la esperanza.

 

La planta como un símbolo de nuestro desarrollo y crecimiento personal y a lo que estamos llamadas.

 

Joaquina sigue viva en todos y todas los que hoy día formamos parte de la gran familia Vedruna.

 

Pedimos al Señor y a ella que nuestros ojos sean los centinelas de deleitarse con la maravillosa creación, que nuestros pensamientos pasen por el más fino y selecto colador, que nuestra boca seleccione los sonidos que emitirán muestras cuerdas vocales, para que seamos parte de las alabanzas cotidianas que los demás integrantes de esta naturaleza hacen a diario.

Con el corazón confiado y la certeza de que la sabiduría está dentro de cada uno y cada una.

Mónica Tosh, Laica Vedruna

 

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies