VEDRUNA
Cataluña Vic. Encuentro redes de hermanas en voluntariado
11/04/2018
ENCUENTRO REDES DE HERMANAS EN VOLUNTARIADO
Vic, 8 de abril de 2018
 
Hna. Narcisa ha presidido la jornada. Estaban también las delegades de la Zona, y Marta Nosàs  se ha encargado de elaborar y conducir con acierto las presentaciones. Hemos contado con la asistencia de la secretaria provincial, Carmen Navarro, y nos hemos sentido recíprocamente contentas.


Las palabras de la Hna. Narcisa han dado la salida: La mística nos lleva al ejercicio de la solidaridad hacia toda la familia humana, al servicio como estilo de vida, y al diálogo como ejercicio de comunión”. Cap. Gral. XXVI.

Lo ha refrendado con citaciones de la ONU. Y nos ha transmitido que, el voluntariado como vocación, supone:
Una llamada. Esta es la raíz del voluntariado cristiano. Hemos escuchado los gritos de los pobres, de los marginados, de los excluídos.
Una respuesta. Reconocer que hemo tenido los ojos abiertos y los oídos bien despiertos para escuchar y responder.
El compromiso. El voluntariado actúa com instrumentode un Dios bien atento al clamor de los  necesitados. Experimenta el gozo de ser felices haciendo felices a los demás, de descubrir en ellos el rostro de Jesús, de evangelizar, de abrir caminos a la esperanza.  

La oración, las resonancias, la escucha, la comunicación en pequeños grupos y en el grupo entero (una cuarentena) han ocupado el día.


En una pequeña crónica, concisa, las palabras no pueden transmitir el aire jubiloso, (he aquí la jubilación) el clima distendido, un compartir franco, cargado de mutuo interés. Hemos aprendido, yendo más allá de un listado de tareas de voluntariado.

Hemos tocado la vida con la comunicación concreta de las hermanas. Tan pronto hemos estado acompañando ancianos y desvalidos, como enseñando a leer a inmigrantes marroquíes, haciéndonos cercanas activas a víctimas de desnonaminetos por las malas prácticas de la banca; cayendo en la cuenta de que es posible implicar a las mismas personas que empiezan por ser las beneficiadas y después se convierten en benefactoras, en una cadena de solidaridad contagiosa; suscitando el interés de los niños por Jesús, o prosiguiendo la formación con jóvenes universitarios; manteniendo el estímulo a un compacto y creciente grupo de mujeres en una labor de valoración, amistad, progreso humano y espiritual que encuentra formas sencillas para extenderse y adaptarse; como dando la mano a alcohólicos, drogadictos, etc.
En resumen: en primer lugar lo que cuenta es la persona, acogida, valorada, amada, de cualquie etnia, edad o situación en que se encuentre.


Es unánime la percepción de las hermanas: “con el voluntariado recibo más de lo que doy”; “me ha cambiado el corazón y la vida”, “practicando la proximidad humanizo la humanidad” (P. Casaldàliga)


La Hna. Narcisa señala que cuando nosotras cambiamos con esta apertura y entrega, el mundo descubre otro rostro de la vida religiosa.“Jesús nos envía y ellas y ellos nos esperan”

Y ahora llega el momento, espontáneo y sincero, del agradecimiento a su ardua labor desde el servicio provincial, en un período de cambio nada fácil, pero posible y sin marcha atrás. ¡MUCHAS GRACIAS, NARCISA!                          

M. Teresa Llach
Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies