VEDRUNA
BRASIL. Presencia Vedruna en San Felix de Araguaya
03/06/2020

En la asamblea del país en enero de 2019, las Vedruna de Brasil, deseando dar respuestas concretas a la llamada del doc. capitular FVCPA a abrir puertas y ventanas y, como familia “en salida”, llegar a las fronteras y periferias de nuestro mundo” (introducción) y conscientes de que “una de las periferias más acuciantes es la realidad de los pueblos autóctonos-indígenas” (n.18), decidimos abrir nuevas presencias de misión en las periferias existenciales y geográficas.

 

San Felix del Araguaya, situada en la Amazonía brasileña, fue el lugar elegido para una de estas nuevas presencias. ¿Por qué allí y no en otro lugar? Porque es una periferia existencial - pueblos indígenas -, y además teníamos la petición del obispo de la Prelacía que ya nos conocía y pedía que fuéramos a sumarnos en la misión, todo ello sumado a la inquietud de algunas hermanas por responder a esta llamada. En esta asamblea se designaron a las hermanas Lúcia Lazzarin y Dalila dos Santos fueron enviadas para la experiencia de un año.

 

Después de evaluar la experiencia de un año, en la asamblea de enero de 2020, hemos decidido establecer la comunidad. Una vez firmados los acuerdos escritos, de la Congregación con el obispo, se completó la comunidad con el envío de la hermana Verónica Hergesel. La apertura de la comunidad fue muy bien acogida por las hermanas del país y, aún más, por parte del pueblo y agentes de pastoral de San Felix – tierra de fuego, según la película de Pedro Casaldáliga.

 

¿Cuál es nuestra misión en este lugar? Ser presencia de fe y esperanza junto al pueblo; acompañar, animar, formar líderes comunitarios; aportar a la salud holística, integral; actuar en equipo y redes con agentes laicas/os, congregaciones, organizaciones e iniciativas ya existentes.

 

En nuestro diario vivir, además de rezar juntas, realizar las tereas propias de la casa y comunidad, acoger y atender la gente que toca a la puerta o llama por teléfono, nos dedicamos a visitar las aldeas de los pueblos Xavantes y Karajás donde realizamos talleres de medicina natural usando las plantas y recursos de la misma comunidad: preparación de suplementos alimenticios, desparasitantes, jarabes, plantaciones y cultivo de huertos, construcción de hornos para harina y panes, sembrados de hierbas medicinales para uso doméstico. También facilitamos talleres donde enseñamos a hacer jabón líquido, pañales, ropas de ganchillo para mujeres y niños, acompañamiento a mujeres embarazadas…

 

Apoyamos un centro de producción de arte típico de los pueblos originarios del lugar, acompañamos la dinámica parroquial aportando en la formación y celebramos la fe con las comunidades cristianas.

No actuamos solas, contamos con el apoyo de varias entidades, con las cuales nos articulamos. Formamos un equipo intercongregacional con 4 hermanas y 1 maestro laico, José Gomes, quien articula el liderazgo indígena, las Entidades y nosotras.

 

Antes de empezar la pandemia COVID-19 muchas personas de los pueblos venían a nuestra casa para que les ayudáramos a vender las artesanías, conversar y con mucha confianza se quedaban a almorzar con nosotras.

 

En la región hay una fuerte polémica: construir o no un camino en la Isla del Bananal, donde viven estos pueblos. Es un plan de los señores del agronegocio que, hasta ahora, han encontrado fuerte resistencia por parte de los pueblos indígenas y las entidades que defienden la ecología. Para el actual presidente, los terratenientes pueden entrar, arrasar, derrocar, expulsar a los indígenas y hasta matar. Política que prioriza la economía y no la Vida y las vidas.

Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies