VEDRUNA
La actualidad del Carisma Vedruna - ACOMPAÑAR
22/02/2021
ACOMPAÑAR
El primer aspecto o rasgo del Carisma que me surge es la atención y el cuidado a las personas, rasgos que siempre caracterizaron a Joaquina en los aspectos más simples del día a día. Lo que hoy llamaríamos “el acompañamiento”.

Esta atención y este cuidado a las personas los manifiesta con los primeros destinatarios de su proyecto, los enfermos y las niñas, pero a la vez mantuvo esa misma atención y cuidado hacia sus hijas e hijos carnales, en los momentos de dificultad y en lo cotidiano.

Y lo vemos también con las hermanas de las comunidades. Cuando se iniciaba una nueva fundación, las acompañaba y se quedaba un tiempo a vivir con ellas, para dejar atados todos los cabos: que quedaran cubiertas las necesidades de manutención, y que pudieran asistir a la misa cada día. A la vez, ayudaba a consolidar el grupo. Y les transmitía un “estilo” concreto. Más que darles sermones de cómo tenían que hacer las cosas, se limitaba a estar con ellas, y así, como por ósmosis, les transmitía ese estilo suyo tan de familia.

Siempre que podía hacía sus visitas de forma presencial, sin importarle las distancias. Los traslados en burro, los carruajes… Nada le daba pereza. No la detenían las dificultades, algo de lo que tenemos necesidad de aprender hoy.
Y cuando no podía hacer esas visitas, por lo que fuera, o durante el exilio, se las arreglaba para seguir estando presente de modo epistolar. Por eso tenemos la suerte de tener esta cantidad de cartas, que nos permiten ser testigos de cómo lo mismo anima a las hermanas a confiar en el buen Jesús, que les anuncia que va a enviarles unas longanizas por medio de un recadero.

Ahora tenemos otras dificultades, pero este rasgo del carisma no lo podemos perder. Aunque nos parezca que las dificultades son hoy especialmente grandes, no podemos dejar que nos detengan. Joaquina superó las suyas.

Inma Bonada ccv
Compartir