VEDRUNA
70 años de nuestra presencia en Japón y 50 en Taiwan Una celebración memorable en Tarumi
09/05/2019

Como broche de oro de la visita canónica del E.G. en nuestra Provincia, hemos celebrado el 4 de mayo, 70 años de nuestra presencia en Japón y 50 en Taiwán. Feliz coincidencia con la celebración de 25 años en Albania, con la que hemos estado también unidas. Unidas a toda la Congregación, de modo especial a las hermanas de Albania, hemos comenzado este día tan memorable y entrañable. 

 

A las 10 de la mañana contemplamos por una presentación la historia de los dos grupos, desde la fundación hasta este momento, recordando a muchas hermanas tan queridas que nos han precedido, de modo especial a las seis hermanas misioneras del 1er. grupo, aquellos primeros años de dificultad del idioma, pobrezas reales y trabajos penosos y, al mismo tiempo, dando gracias al Señor por sus experiencias llenas de la presencia amorosa y acciones maravillosas de Dios y apoyo de la Congregación entera.

 

Seguidamente hemos tenido la Eucaristía presidida por el Obispo Auxiliar de Osaka, José Abella, claretiano, con otros dos sacerdotes, uno del grupo Misioneros de Burgos, P. Segura y el otro, Párroco de Tarumi.

Monseñor Abella, originario de Vic, fue el General de su Congregación. Ha empezado su homilía, diciendo que, personal y congregacionalmente, se siente muy cercano a la nuestra y en los dos países – España y Japón – siempre apreciaba nuestros grupos no sólo por los trabajos y actividades, sino también por nuestra presencia y vida propiamente del Carisma Vedruna.

Entre las hermanas, hemos estado de cinco nacionalidades: tres españolas,  una brasileira, dos indias, dos chinas y las demás, japonesas. La diversidad de culturas sí que se ha notado en el uso de distintos idiomas en las lecturas, cantos, etc. Ha sido una celebración sencilla, gozosa y emocionante. Nos hemos sentido movidas por dentro para que vivamos toda nuestra vida, pasión por Cristo y pasión por el Reino.

 

Al final, H. Mª Inés nos ha hablado manifestando sus sentimientos de alegría, gran afecto y aprecio a nuestra provincia en los dos países – Japón y Taiwán. Nos ha traído las bendiciones del Papa Francisco, bellamente presentadas, una para el Japón y la otra para Taiwán y la tercera ha sido para H. Agnes Tada que cumple ya 50 años en Taiwán porque ha sido del grupo de la fundación en aquel país. Aplausos y aplausos...

 

Después,  disfrutamos también de la mesa llena de cosas buenas, deliciosas y bonitas. Y por todo, hemos dado gracias al buen Dios, que siempre nos ha acompañado con su amor. Podemos decir con Joaquina, ¡Vedruna es obra de Dios!
Compartir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies